Manifiesto

En Compostela  apuntamos a que la mujer se sienta linda, sexy y cómoda. Nos gusta la gente real.

Queremos hacer prendas que duren, que no pasen de moda y que sean atemporales. ¡Que sea especial!

Hacemos prendas para usar y conservar, contra la obsolescencia de la moda.

Queremos comunicarnos a través de nuestras prendas, contar historias, compartir ideas y sentimientos. Queremos aprender y crecer.

Hacemos lo que nos apasiona, que es mucho más que un medio de vida. Queremos disfrutar de nuestro trabajo y también de los momentos con los amigos y la familia.

Aprendemos de lo esencial. Nos encanta enriquecernos del saber primordial. La tecnología a veces, aunque muy eficaz, no ayuda a que estemos en contacto con él.

Nos gusta plasmar estos conceptos en nuestros bordados y paleta de colores. Nos inspiramos en los diseños y símbolos que trazaron con aguja, hilos y bastidor las manos de nuestras ancestras: el legado de las mujeres a lo largo de Los Andes, de las abuelas de aquellos paisajes y de otros más remotos que llegaron en barcos.

Trabajamos de manera mancomunada y justa, reconocemos el trabajo bien hecho y terminado. Somos fieles a nuestras ideas y apoyamos a los negocios de nuestro entorno.

No queremos sobredimensionarnos, nos importa mantener nuestra estructura tal como es. Crecer y crecer implicaría supeditar nuestro arte a la venta, ser súper comerciales, dejar de tener diseños especiales, dejar de transmitir esto que amamos tal como lo podemos hacer ahora.